jueves, abril 24, 2008

Comunicado de la Presidencia de la República respecto a la detención del ex senador Mario Uribe Escobar (el verdadero)


Compatriotas:

La medida de aseguramiento contra el Senador Mario Uribe, me duele. Asumo este dolor con patriotismo, pero no tuve la posibilidad de proteger la honra y buen nombre del Senador Uribe, aunque a primera hora (yo que no duermo, sino que sólo trabajo) me comuniqué con mi homólogo en Costa Rica, Oscar Arias, para solicitarle el enorme favor de proteger entre sus fronteras a Mario en nombre de la seguridad democrática, así como he procedido anteriormente con Salvador Arana, Luis Camilo Osorio, Jorge Noguera, entre otros grandes impolutos servidores de la Patria.

Incluso, le manifesté al presidente Arias la tranquilidad de que Mario no permanecería como refugiado con fondos del hermano país porque el Senador atendería su estadía allí con sus prósperos negocios propios, cultivados a lo largo de honrosos y esforzados años de trabajo, dedicado a eliminar presuntos focos de subversión por todo el territorio antioqueño e invirtiendo parte del fruto de su dinero obtenido gracias a su laboriosidad y honradez, en esa nación amiga.

Ahora tengo dos grandes preocupaciones. La primera es la violencia proveniente de quienes dicen ser llamadas víctimas y se convierten en victimarios, al acosar a mi estimado Mario con furia desmesurada a la salida de su escondite, con lo cual confirman las palabras de mi otro estimado José Obdulio, que estas personas pertenecen a la’ Far’. Razón por la cual es necesario continuar aplicando la seguridad democrática contra toda manifestación de personas que no esté de acuerdo con las políticas “tramparentes” (sic) de este Gobierno.

La segunda que me inquieta es pensar que ahora el siguiente llamado a indagatoria pueda ser yo mismo, como desafortunadamente se filtró de uno de mis desayunos en Palacio. Todo parece indicar que vienen tras de mí. Y no es que me dé miedo la Comisión de Acusación, porque yo siempre doy la cara, cualquier instante de mi vida política puede ser registrado en bitácoras de seguridad (algunas por precaución ya fueron destruidas, también por cuestiones de seguridad), todo lo enfrento con valor patriótico y el amor que me inspira la patria, y porque la mayoría de integrantes de esta instancia me apoyan y conocen de mi buen proceder, al verse premiados con prebendas y puestos (Pregúntenle a la Dra. Yidis Medina).

No, mi ansiedad proviene de las declaraciones en versión libre del paramilitar Francisco Enrique Villalba Hernández, que está implicándome en hechos atroces durante mi desempeño como Gobernador de Antioquia, cuando supuestamente promoví la masacre de El Aro a través de mis fuerzas de seguridad Convivir en 1997. El problema será cuando esas acusaciones contra mi persona lleguen hasta la Corte Penal Internacional y me puedan condenar por violaciones a los Derechos Humanos contra la llamada población civil. No les niego que esto me ha producido angustia, tanta que llevo ya 12 horas conectado a un tanque de Valeriana.

Por tal motivo y como es mi costumbre trabajar, trabajar y trabajar, el domingo pasado convocamos en mi palacio con la coalición de Gobierno en el Legislativo un cónclave para crear un “supertribunal” que se encargaría de: juzgar, diseñar coartadas y tender mantos de impunidad sobre mis actos políticos. Lo anterior, con el fin de neutralizar a los miembros de la Rama Judicial, los cuales no han cedido a mis dádivas y presiones para clausurar las Cortes y/o ponerlas a mi servicio, a pesar del denodado esfuerzo de mi persuasión.

Este proyecto de Reforma Política sería aprobado –antes que a la bancada completa la encarcelen- para sacar de la crisis y estabilizar la institucionalidad de la patria, es decir, PARA que reelijan al mesías y único representante de la seguridad democrática, PARA que los paramilitares y fuerzas armadas del Estado no social de derecha, regulares e irregulares sigan impulsando la reforma agraria y gobernando en las regiones –como lo declaró mi vecino de El Ubérrimo en la Cadena Pública del Gobierno RCN-, PARA que en la Patria sea por fin erradicado el terrorismo que nos ha azotado por 40 años y que asesinó a mi padre, PARA que Colombia siga siendo un próspero paraíso destinado exclusivamente a industriales, banqueros, militares, paramilitares, comerciantes (lo digo por Sabitas), ganaderos, palmi…perdón, agricultores, narcotraficantes y politiqu…cos amigos de este Gobierno (en off, ¡Cesar Mauricio, mis goticas!!!) y PARA pasar un proyecto de ley que permita la creación de “Columbia (ahora en inglés): Estado No. 52, libre asociado de comercio y futuro emporio petrolífero y militar de los Estados Unidos de América (la América Completa)”.

Amén y buenas noches

Dado en la ciudad de Bogotá, a los 22 días del mes de abril de 2008

Imagen: Presidencia de la República, http://web.presidencia.gov.co






5 comentarios:

Anónimo dijo...

EL PRESIDENTE ALVARO URIBE DEBE RENUNCIAR Y LLEVARSE A TODA ESA BANDA DE DELINCUENTES QUE LO ACOMPAÑAN.....QUE TIPO TAN DESCARADO

Anónimo dijo...

Tribunal Internacional de Opinión acusa a Colombia por crímenes de Estado

TeleSUR _ 29/04/08 - Un Tribunal Internacional de Opinión sobre la Desaparición Forzada en Colombia consideró que en este país andino se cometen crímenes de Estado al incumplir el deber de proteger a la población expuesta al conflicto.

El veredicto del tribunal, constituido por cuatro juristas de Estados Unidos, Bélgica, Canadá y Líbano, además de dos colombianos, fue difundido este martes tras haberse reunido durante tres días en el Senado de la República, en Bogotá, donde se escucharon 47 testimonios de desapariciones forzadas durante los últimos 30 años.

Los actores responsables, según los testigos, son el ejército, la policía y los paramilitares, y todos ellos en connivencia los unos con los otros.

En Colombia existen nueve mil desaparecidos registrados en la Asociación de Familiares de Detenidos Desaparecidos (Asfaddes) desde 1982, aunque la cifra real podría rebasar los 30 mil, según se desprende del fallo del tribunal.

En el documento emitido se culpa al Estado colombiano "por el incumplimiento de su mandato constitucional de garantizar la protección y el respeto de los derechos y libertades fundamentales a los ciudadanos y ciudadanas, tanto por omisión, permisión y acción directa".

También se acusa al Estado por participar en la creación y ser cómplice de grupos paramilitares, a los que ahora se les ofrece impunidad mediante instrumentos legales, en referencia a la Ley de Justicia y Paz promulgada por el actual Gobierno, en la que se ofrece ventajas penales a los desmovilizados.

Además, se responsabiliza a los gobiernos electos de haber utilizado la desaparición forzada como "arma política" para eliminar a la disidencia, y a unidades del ejército, policía y de seguridad del Estado de perpetrar crímenes de lesa humanidad.

FERNANDO G.

Tomado del Blog de Felipe Zuleta

Anónimo dijo...

Hola:

Tratando de encontrar una explicación a los incomprensibles hechos de la muerte de mis compañeros de la UNAM, me encontré con este blog, el cual me ha permitido formarme un perfil de la clase de persona que gobierna ese país y les digo que los compadezco, porque a través de la lectura de las diferentes notas, se aprecia que es una persona esquizofrénica y de carácter asesino. Cuanta razón tienen los editoriales y opiniones publicadas en nuestra prensa mexicana a raíz de los tristes sucesos ejecutados por el matón que funge como “presidente” de ese violento país. También me sirvió mucho para mi investigación el link destacado en su blog denominado “Felipe Zuleta”, que no habría podido conocer de no ser porque está referenciado allí, me pareció de gran valía y sería interesante que se pudiera consultar masivamente a través de Google con sólo colocar Alvaro Uribe Vélez.

Les doy las gracias por la valiosa información que obtuve y que trataré de difundir a la mayor cantidad de estudiantes y profesores de esta universidad.

Anónimo dijo...

EL URIBISMO ¿UNA NUEVA RELIGIÓN?

Por Andrés Granada

"Yo soy el camino, la verdá y la vida; nadie llega a la impunidá sino por mí..."

Muchas son las explicaciones que podrían darse a propósito de la popularidad del presidente Uribe. Por supuesto, estas vienen mediadas por la posición que se tenga frente a su gobierno. Si se es uribista, es obvio que lo consideran el mejor presidente que ha tenido el país. Por el contrario, sus detractores realizan denodados esfuerzos para no sucumbir ante la avalancha mediática y analizar la situación colombiana con la fuerza de la razón dejando a un lado la emoción y los argumentos superfluos. En esta oportunidad entonces se intentará una explicación más, pero esta vez tratando de hacer una analogía con la religión y los elementos que la constituyen, toda vez que he encontrado algunas coincidencias con el fenómeno del “uribismo” y que en la presente semana quiero compartir con ustedes...

Anónimo dijo...

He tomado este comentario de un visitante del Blog de Felipe Zuleta...

"En aplicación del principio 3 de Goebbels (Principio de la transposición: Cargar sobre el adversario los propios errores o defectos, respondiendo el ataque con el ataque. "Si no puedes negar las malas noticias, inventa otras que las distraigan")...

Por ejemplo: este "gobierno" está lleno de narcoterroristas, pero acusa, sin ningún fundamento, a sus adversarios de "terrorismo", pone explosivos, hace masacres.... y acusa siempre a sus adversarios de ser los autores....