lunes, mayo 05, 2008

El Bloque Héroes de la Reeligión



Si quiere ver la imagen grande, haga click sobre ella

Enhorabuena, ha empezado a brotar un clamor para pedir la renuncia de Álvaro Uribe Vélez, porque la reeligión se impuso de manera ilegítima, desde todo punto de vista, como nosotros ya lo sabíamos desde hace tiempo. Y a diferencia de lo que dicen sus adeptos, hay pruebas que lo confirman de sobra. Muchas más pruebas que incluso las que había en contra de Ernesto Samper cuando éste era presidente y su campaña recibió dineros de procedencia ilegal “a sus espaldas”, razón por la cual la mayoría de colombianos pedíamos la renuncia de este desafortunado personaje.

Parece ser que en Colombia, la cabeza del Ejecutivo ha ayudado a proteger a los sujetos con prontuarios más abultados de entre todos los ciudadanos honrados que conformamos la Nación colombiana. Y para mantenerlos inamovibles y blindados en esta magna posición, se han creado camarillas turbias y siniestras que no miden en escrúpulos para secuestrar el poder en sus manos.

Así como los ejércitos privados paramilitares arrebataron las tierras a los campesinos y los desplazaron, en las zonas rurales sin presencia del Estado, cooptaron los votos de los que se quedaron para favorecer a gamonales regionales que defendieron sus intereses, con ese mismo fin, en el Congreso de la República se conformó el Bloque Héroes de la Reeligión, alrededor de la figura todopoderosa de Álvaro Uribe Vélez.

Su especialidad: cooptar votos a como dé lugar, con puestos en el Ejecutivo a cambio de abrirle paso a la reeligión, sin ningún respeto por la verdadera “institucionalidad”, y desplazar a las minorías opositoras de los espacios de representación política para que queden todas en manos de la coalición uribista. Un totalitarismo absoluto impuesto sobre el mancillado Estado Social de Derecho.

Las pruebas de su accionar son aún más contundentes que las del Proceso 8000: el testimonio de Yidis Medina, las colillas de los cheques de Teodolindo, la abogada de Primero Colombia que “libreteó” la declaración inicial de Yidis, los recomendados de Yidis en puestos del Ejecutivo, las grabaciones de las reuniones en poder de la ex congresista y el nerviosismo acorralado de Sabas Pretelt, Diego Palacio y Alberto Velásquez.

¿Por qué ahora, con esa ilegitimidad a cuestas, ya nadie quiere la renuncia de Uribe, que ha cometido más faltas éticas, morales y políticas que cualquier otro dirigente antes en la historia de nuestra malograda Colombia? ¿Por la “seguridad democrática”? ¿Por acabar con las FARC, como si la guerrilla fuera el único problema de este país? ¿Será que Álvaro Uribe le tiene miedo a que sin su investidura presidencial, es más vulnerable a que lo reclame la Corte Penal Internacional para juzgarlo por todos los crímenes de lesa humanidad y violaciones a los derechos humanos, que ha ordenado a lo largo de su “investigable” vida pública?

Imagen: Collage de Minoría Desinformada










18 comentarios:

Fenridal dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Anónimo dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Anónimo dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Anónimo dijo...

Tomado del NEW HERALD

"El ex paramilitar colombiano Francisco Enrique Villalba Hernández declaró ante la Fiscalía General de Colombia en febrero pasado que el presidente Alvaro Uribe y su hermano Santiago participaron en la planeación de una masacre en el norte del departamento de Antioquia, según una copia del testimonio obtenida por El Nuevo Herald.

Parte de la confesión de Villalba, cuya credibilidad Uribe atacó esta semana, fue utilizada por la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para condenar a Colombia por esa masacre, ocurrida en el caserío El Aro en 1997, según un extenso fallo de ese tribunal hace dos años.

Villalba no comprometió al mandatario ni a su hermano en los testimonios ante la CIDH, pero su relato fue parte de las pruebas que sirvieron al tribunal para concluir que en la matanza de El Aro agentes de la fuerza pública colaboraron con grupos de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) para asesinar a sangre fría a por lo menos 15 campesinos "en estado de indefensión, despojando a otros de sus bienes y generando terror y desplazamiento'', según el fallo, de 160 páginas.

El mismo fallo cita un testimonio en el sentido que la gobernación del departamento de Antioquia, entonces a cargo del hoy presidente Uribe, se negó a prestar protección a los habitantes de El Aro al enterarse que el ataque paramilitar era inminente.

"Ante esta situación, como dos meses antes de la toma, la Junta de Acción Comunal de El Aro pidió protección a la gobernación [de Antioquia], la cual no fue otorgada'', expresa la sentencia del CDIH.

Hasta ahora sólo se conocían indirecta y fragmentariamente alguno aspectos de la declaración de Villalba ante la fiscalía colombiana revelados por Uribe sorpresivamente durante una entrevista radial esta semana para rechazar los señalamientos del ex paramilitar.

Pero El Nuevo Herald obtuvo una copia completa de la declaración que, en efecto, contiene reiterados testimonios de Villalba de que Uribe, cuando era gobernador del departamento de Antioquia, se codeaba con los máximos jefes de las AUC y dio carta blanca para llevar a cabo la masacre.

"[Alvaro Uribe nos dijo] que lo que hubiera que hacer que lo hiciéramos'', declaró Villalba al describir una reunión en la que participaron líderes de las AUC, militares y los hermanos Alvaro y Santiago Uribe.

La declaración de 19 páginas de Villaba describe con nombre y pormenores una estrecha relación de complicidad y camaradería entre autoridades militares y policiales con los cabecillas de los escuadrones de la muerte.

Villalba denunció la muerte de funcionarios de la fiscalía que investigaban la masacre, el asesinato de activistas de derechos humanos que colaboraban con las autoridades en el esclarecimiento de los hechos y tres atentados, uno de ellos con cianuro que le pusieron en una bebida de malta.

La declaración contiene por los menos dos inconsistencia: que uno de los militares que Villalba mencionó como participante en una reunión a finales de 1997 había fallecido en abril de ese año y que la fecha de la masacre no fue en noviembre, como él sostuvo, sino en octubre de ese año.

Cuando los paramilitares llegaron a El Aro, un caserío de unos 500 habitantes en una zona montañosa del norte del departamento de Antioquia, llevaban una lista de sus víctimas, relató Villalba al diario El Colombiano de Medellín.

A unos los mataron de un tiro en la nuca, bocabajo, en la plaza del pueblo; también ultimaron a un joven de 14 años, pero en el caso del dueño del almacén de abarrotes Marco Aurelio Areiza Osorio, un comerciante de 64 años, apreciado en la región por su generosidad, los paramilitares se ensañaron con una pasmosa frialdad.

Según los testimonios obtenidos por Human Rights Watch y periodistas colombianos, le ordenaron al comerciante que preparara un sancocho, y después que lo sirvió lo amarraron a un naranjo y, vivo, le sacaron el corazón, luego los ojos y después le arrancaron los testículos.

Algunos niños que se escondieron cerca a la plaza lo vieron todo

"El bujaba [mujía] duro y luego chillaba como un niño'', le dijo uno de los menores a los periodistas Carlos Giraldo y Miguel Garrido, de El Colombiano.

Los paramilitares ingresaron a El Aro el sábado 25 de octubre, un día antes de elecciones municipales. La toma del pueblo duró unos cuatro días, durante los cuales unos 120 paramilitares con uniformes de las AUC asesinaron campesinos, violaron mujeres, saquearon negocios y robaron unas 900 cabezas de ganado, según documentos judiciales.

Villalba, de 36 años, confesó que había participado en ésta y otras masacres de las AUC.

Tres meses después de los hechos de El Aro, se presentó ante las autoridades judiciales porque estaba cansado de tantas muertes y se habían planeado atentados con los que no concordaba, dijo. Hoy cumple una pena de 33 años de prisión en la penitenciaría La Picota de Bogotá.

Según sus declaraciones a la policía, el Ejército y las AUC planearon la toma de El Aro para escarmentar a los guerrilleros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y rescatar a unos ocho ganaderos y comerciantes que los rebeldes tenían secuestrados.

Villalba aseguró que tres días antes de la incursión en El Aro hubo una reunió en una finca de un hacendado --que no identificó-- en el municipio de La Caucana, en el noroeste de Antioquia. Al encuentro asistieron además de mandos militares de la IV Brigada y de la policía, cabecillas de las AUC y los hermanos Uribe, agregó.

"Estuvo también Santiago Uribe y Alvaro Uribe, que era gobernador cuando eso'', dijo el testigo.

A la pregunta de si conocía anteriormente a los Uribe, Villalba respondió que en el caso de Alvaro no, pero que Santiago "siempre fue conocido en la organización porque todavía tiene un bloque de Autodefensas en Santa Rosa de Osos''.

Villalba afirmó que se enteró de quién era Uribe después de la masacre cuando el entonces gobernador se presentó en la misma finca a felicitarlos por el éxito de la operación.

"Supe que era Alvaro Uribe porque él se presentó, habló con nosotros y dijo que la operación había sido un éxito, que los secuestrados habían salido sanos y salvos'', dijo Villaba. "Ahí llegó con un escolta, de apellido Serna'', agregó.

Los ocho secuestrados fueron liberados.

Esta semana Uribe aseguró que jamás he estado en La Caucana.

Villaba declaró a la fiscalía que años después vio de nuevo al escolta Serna, pero esta vez como guardia del Instituto Nacional Penitenciario (INPEC), en la cárcel de La Picota de Bogotá. Serna lo reconoció y lo saludó, agregó.

En la reunión previa a la masacre estuvieron presentes los cabecillas de las AUC Carlos Castaño, entonces máximo jefe de la organización y quien fue asesinado; Salvatore Mancuso, segundo al mando, y otros que identificó con los alias ‘Noventa'', "Cobra'', el Negro Ricardo y Junior.

También acudió un hombre a quien identificó, vacilando, como José Ardila, de las organizaciones de autodefensas campesinas legalizadas por el gobierno y conocidas como las Convivir.

Al referirse al paradero de Ardila, Villalba dijo:

"[Ardila] estaba declarando en contra de Alvaro Uribe, a él lo sacaron de la cárcel, estaba condenado a 60 años y lo desaparecieron, no sé dónde estará''.

Mancuso fue condenado por la justicia colombiana a 40 años de prisión por la masacres de El Aro y La Granja. En esta última fueron torturadas y asesinadas cinco personas el 11 de julio de 1996.

Según el declarante, Alvaro Uribe "fue invitado por Carlos Castaño'' a la reunión previa a la masacre y luego presentado por Mancuso ante los asistentes.

En esa reunión Uribe habló en público, detalló Villalba.

"‘Alvaro Uribe decía recomendaciones, que los secuestrados, que todos salieran salvos y que lo que hubiera que hacer que lo hiciéramos'', dijo el testigo.

En cuanto a la finca donde se realizaron las reuniones, el ex paramilitar señaló que "a mano izquierda hay unos corrales y una caballeriza, esa finca no tenía nombre pero todavía existe, nosotros llegamos un día antes [de la reunión], con mis 22 hombres''.

Villalba declaró ante Carlos A. Camargo Hernández, fiscal noveno especializado de la Unidad Nacional de Fiscalías de Derechos Humanos y de Derecho Internacional Humanitario, que el encuentro ‘‘fue de día, empezó como a las 10 de la mañana y terminó [a las] 3 de la tarde, después que almorzaron y todo''.

Según el testigo, Mancuso y Castaño llegaron "en un helicóptero gris, pequeño, [que] bajó a la finca directamente'' y en la zona ‘habíamos (sic) como 100 hombres [de escuadrones de la muerte] con los del pueblo y los 22 que yo tenía''.

Cuando el fiscal le preguntó si los escuadrones de la muerte recibieron ayuda de de la fuerza pública, Villalba declaró: "Sí doctor, de la IV Brigada [de Ejército]. Lo digo porque antes de la masacre hubo una reunión; hubieron (sic) retiradas de tropas de los retenes [de control militar en el área], suspendido los retenes de tropa en la carretera''.

Villalba le dijo al fiscal que con anterioridad a sus declaraciones de febrero de este año había entregado a la justicia detalles de ésta y otros masacres a funcionarios del Cuerpo Técnico de Investigaciones de la Fiscalía General de Medellín.

También declaró sobre la participación de los hermanos Uribe, de lo cual quedaron grabaciones en cintas magnetofónicas, indicó.

Pero "las grabaciones resultaron en manos de Mancuso'', explicó Villalba, y los funcionarios del CTI fueron asesinados en septiembre de 1999.

‘A ellos los mataron en Medellín, los mató la gente de la banda de La Terraza y a mí me mandaron que me callara'', dijo.

La Terraza es una enorme agencia de asesinos a sueldo de Medellín que ha operado bajo la dirección de poderosos narcotraficantes y paramilitares.

Sobre la reunión en la que participaron los hermanos Uribe Vélez, dijo Villalba, también habló varias veces con el director del CTI de Medellín, "un señor de gafitas, joven, y le comenté lo de [la reunión] de La Caucana y no dijo nada, se quedó callado''.

El testigo aseguró que también habló sobre estos temas con María Teresa Gallo, fiscal especializada de terrorismo y derechos humanos.

"Me prometió muchas cosas, como cambio de identidad, sacarme de la cárcel y mandarme a otro país'', dijo.

En enero de 2007 Villalba trasladado a Medellín para declarar contra el militar Juan Manuel Grajales por otra masacre cometida por paramilitares en noviembre de 1997 en La Balsita, municipio de Dabeiba, Antioquia.

En esa oportunidad fueron asesinadas 15 personas y entre los responsables, asegura, "también estaba el hermano de Alvaro Uribe, Santiago, que prestó como 20 pelados [sicarios] para eso''.

Villalba tiene una segunda condena de 37 años de prisión por la masacre de La Balsita. Los ‘‘pelados'' que habría prestado el hermano del presidente Uribe, pertenecían a la banda paramilitar Los Doce Apóstoles'', que según varias versiones judiciales comandaba directamente Santiago Uribe.

Villalba afirmó que el 13 de febrero de 1998 decidió entregarse voluntariamente a la Fiscalía, pues militares activos, narcotraficantes y paramilitares planeaban varios crímenes con los que no estaba de acuerdo.

Los planes se cumplieron. Según el testigo, este grupo asesinó al periodista y humorista Jaime Garzón, al abogado Jaime Umaña y al defensor de derechos humanos Jesús María Valle Jaramillo.

Valle había advertido desde 1996 que narcotraficantes, militares y escuadrones de la muerte se disponían a cometer la masacre de El Aro. En respuesta, el hoy presidente Uribe, entonces gobernador de Antioquia, acusó públicamente a Valle de ser enemigo de las fuerzas armadas y el ejército lo enjuició por calumnia.

Luego fue asesinado en Medellín.

A Valle, dice Villalba, "lo mató la banda de La Terraza y a mí me mandaron a que me callara [...] lo mandaron a matar por las investigaciones que llevaba sobre la masacre del Aro. Era uno de los que me ayudaba porque supo cuando yo me entregué y me iban a matar para que no dijera nada''.

El fiscal que estaba encargado de la investigación de Valle, tuvo que salir del país, dijo.

Además del presidente Uribe y su hermano Santiago, en los expedientes judiciales figuran el ex general Carlos Alberto Ospina --comandante de las fuerzas armadas durante el primer gobierno de Uribe--, quien en el momento de los hechos era comandante de la Cuarta Brigada de Ejército, acantonada en Medellín, y el general de Ejército Alfonso Manosalva Florez, quien según testigos como Villalba y Mancuso entregó a los escuadrones de la muerte la lista de las personas que debían matar en La Granja y El Aro.

El presidente Uribe señaló como una de las inconsistencias de la declaración de Villalba que la afirmación que Manosalva estaba presente en una reunión en noviembre de 1997 con líderes paramilitares cuando éste había fallecido en abril de ese año.

Villalba relató que ha sido víctima de tres atentados. El primero ocurrió en la cárcel de la ciudad de Palmira después de haber hablado con la fiscal Gallo.

"Un muchacho de las autodefensas, Edison Parra, [condenado por un homicidio en el Llano, me dio una puñalada del lado izquierdo, a la altura del pecho''.

Dos meses después, "en el mismo patio me hicieron otro atentado con cianuro en una Pony Malta [marca de bebida de malta]. Me la hizo Edwin Tirado, también de las AUC, que ahora está en la cárcel de Montería, él era un ex trabajador de Mancuso''.

"Los atentados se los atribuyó a Mancuso, en esos días yo estaba declarando contra la Fuerza Pública'', agregó.

Ingeniero Forigua dijo...

Hola minoría esa imagen ne hace recordar mi reciente visita al DAS donde se ofrecian jugosas recompensas por la captura o denuncia de los guerrilleros, lo que no entiendo porque no exiben las fotos de los narcotraficantes que mas daño hacen al pais, finaciando bandas delicuenciales, grupos paramilitares que inclusive asesinas y secuestran mas que las mismisima FARC.

Hola me pregunto si la fotografia es de libre uso o solo esta ligada al sitio.

Saludos

Anónimo dijo...

Una vez más, algunos paramilitares acusan al ejercito de Colombia de participar en asesinatos, masacres de civiles y desplazamientos masivos.

No veo todavía ninguna respuesta del Estado frente a los hechos denunciados una y otra vez a lo largo de los últimos 20 años.

Anónimo dijo...

Una vez más, algunos paramilitares acusan al ejercito de Colombia de participar en asesinatos, masacres de civiles y desplazamientos masivos.

No veo todavía ninguna respuesta del Estado frente a los hechos denunciados una y otra vez a lo largo de los últimos 20 años.

Anónimo dijo...

Presento una copia de un mensaje que envie a "nuestras" queridas fuerzas militares en su pagina web:

Señores Ejercito de Colombia:
Solo quiero presentar un reclamo a nombre de los pocos estudiantes que esta dejando este gobierno, pues se es claro que lo que menos le interesa al regimen actual son personas pensantes, personas que investiguen, personas que realicen proyectos, personas objetivas, personas criticas, personas DE VERDAD, como lo somos los estudiantes, por eso me permito expresarme ante ustedes sintiendome avergonzado de tener unos dirijentes tan poco humanos que con una publicidad en sus medios de comunicacion (osea todos) presenten a un grupo de estudiantes en un aula de clases tratando de sobrevivir intelectual y psicologicamente tratando de desarrollarse como lo que son de verdad unas personas necesitadas de recursos intelectuales, y se presente una imagen que pense no era legal, igual no se si importa para este pais que es o no legal, donde fuerzas militares incitan a dejar el estudio, a abandonar las aulas para alistarse en alguna fuerza militar que no recuerdo en el momento, y en el siguiente momento se encuentra el profesor SOLO sin estudiantes, mostrandole al pais lo que verdaderamente le importa a este despreciable regimen militar no-pensante, Inutil para el pueblo. Muchas gracias estoy seguro que esto les importara poco o nada, pues conozco las cifras monetarias que se mueven en este cruel negocio de la guerra, pero ojala a usted que sera el unico que lea esto, piense y razone sobre hacia que va el pais con propagandas que afectan el desarrollo del ser humano como la presentada por "Nuestro" Ejercito Nacional. Gracias.

Anónimo dijo...

EL GRAN "CUBILETE"

El famoso "computador de REYES" se convirtió en el gran "cubilete" del régimen narcoparamilitar....

Mientras tanto, el narco-gobierno sigue dando pruebas de su mentalidad retorcida. Esta vez contactaron un "fotografo" de Barrancabermeja para que dijera que tenía unas fotos de YIDIS con una gente del ELN. Esto se hizo en una "rueda de prensa" ¡organizada por el DAS!.

Sinembargo, el "fotografo" de marras no mostró ninguna foto y explicó que las habia roto todas! INCREIBLE TODA ESTA FARSA

Anónimo dijo...

EL GRAN "CUBILETE"

El famoso "computador de REYES" se convirtió en el gran "cubilete" del régimen narcoparamilitar....

Mientras tanto, el narco-gobierno sigue dando pruebas de su mentalidad retorcida. Esta vez contactaron un "fotografo" de Barrancabermeja para que dijera que tenía unas fotos de YIDIS con una gente del ELN. Esto se hizo en una "rueda de prensa" ¡organizada por el DAS!.

Sinembargo, el "fotografo" de marras no mostró ninguna foto y explicó que las habia roto todas! INCREIBLE TODA ESTA FARSA

Anónimo dijo...

Leí en diario EL ESPECTADOR que el abogado de "don macaco" había solicitado ya la "libertad bajo fianza" de este narcotraficante, asesino y psicópata.

Esa noticia es muy diciente

Anónimo dijo...

Este es algo para tomar en cuenta.

For Release, August 2, 2004

For more information contact
Michael Evans - 202/994-7000
mevans@gwu.edu

U.S. INTELLIGENCE LISTED COLOMBIAN PRESIDENT URIBE AMONG
"IMPORTANT COLOMBIAN NARCO-TRAFFICKERS" IN 1991

Then-Senator "Dedicated to Collaboration with the Medellín Cartel at High Government Levels"


Confidential DIA Report Had Uribe Alongside Pablo Escobar, Narco-Assassins

Uribe "Worked for the Medellín Cartel" and was a "Close Personal Friend of Pablo Escobar"

Washington, D.C., 1 August 2004 - Then-Senator and now President Álvaro Uribe Vélez of Colombia was a "close personal friend of Pablo Escobar" who was "dedicated to collaboration with the Medellín [drug] cartel at high government levels," according to a 1991 intelligence report from U.S. Defense Intelligence Agency (DIA) officials in Colombia. The document was posted today on the website of the National Security Archive, a non-governmental research group based at George Washington University.

Uribe's inclusion on the list raises new questions about allegations that surfaced during Colombia's 2002 presidential campaign. Candidate Uribe bristled and abruptly terminated an interview in March 2002 when asked by Newsweek reporter Joseph Contreras about his alleged ties to Escobar and his associations with others involved in the drug trade. Uribe accused Contreras of trying to smear his reputation, saying that, "as a politician, I have been honorable and accountable."

Si kiere leerlo todo vaya a esta direccion http://www.gwu.edu/~nsarchiv/NSAEBB/NSAEBB131/index.htm EMPATELO 131/index.htm

Anónimo dijo...

Creo que la clave de la extradición de los narco-paramilitares uribistas es lo que dice un comentarista del blog de Zuleta.

El dice lo siguiente:

"Por fin terminó la operación de lavado y blanqueo de dineros sucios más grande que se conozca. Se llamó la "Operación Ley de justicia y Paz" y por cuenta de ella todos los narcoamigos del presidente, desde sus celdas en las "prisiones de máxima comodidad" siguieron durante los últimos años manejando el negocio, lavando sus fortunas, conversando y negociando con la "justicia" gringa y ubicando a sus familias en los EEUU. Hecho este trabajo le comunicaron al doptor Varito por intermedio del doptor Ternura: "Listo, parce, ya podés extraditarnos". Como resultado de esta jugada maestra sus crímenes de lesa humanidad quedarán impunes, quedarán blindados frente a la Corte Penal Internacional que no tiene jurisdicción en los EEUU, que no suscribió el tratado de Roma. Y el doptor Varito subirá otros 10 puntos en las encuestas... Ah, y ahora sí comenzará a subir el dólar pues, repito, ya se acabó la más grande operación de lavado de activos en la historia de la humanidad. Y el doptor Ternura ya cumplió su papel, ya puede irse a Europa a disfrutar su parte del botín"

Anónimo dijo...

Don Berna" es un reconocido narco y asesino paramilitar uribista...

No obstante y a pesar de una vida dedicada al crimen..., este asesino y psicópata, recientemente extraditado a los Estados Unidos se declaró "inocente"...

... Así lo dice el diario colombiano "el Nuevo Siglo",

"Durante audiencia en EU, (don) Berna se declaró inocente"

Así son los uribistas

Anónimo dijo...

o pregunto: Si Uribe fue el creador de las "Convivir", con las que legalizó los ejércitos privados de sus socios del narcotráfico y además participó junto a su hermano en la planificación de la masacre de El Aro y luego los felicitó por el éxito de la operación, ¿como los va a extraditar por delinquir, si el es un delincuente igual que ellos?
Eso no tiene lógica, lo que sí tiene lógica es lo siguiente: El congreso colombiano se está quedando sin congresistas, porque al ritmo que van cayendo presos por parapolítica, el congreso va a tener que sesionar desde la carcel. No es casualidad que la inmensa mayoría de los congresistas presos e investigados por parapolítica, corresponden a los partidos que apoyan al Doctor Varito (Alvarito Uribe) y que están cayendo hasta sus familiares y colaboradores más cercanos(como su primo hermano Mario Uribe que intentó huir del país). Todo esto nos indica que Alvarito necesita callar la confesión de sus antiguos compinches antes que todo el gobierno termine preso y el pueblo se entere que una banda de mafiosos ha secuestrado la democracia y con artimaña

Anónimo dijo...

Las declaraciones del "Inspector GADGET" (de la INTERPOL) sobre el supuesto computador de Raul Reyes contradicen el informe oficial de ese mismo organismo.

Entre tanto, se supo que no aparecen los computadores de algunos de los narcoparamilitares uribistas extraditados por "don varito" a los Estados Unidos. Nos dicen que los que fueron hallados no tienen la memoria, etc...

Anónimo dijo...

UN EJERCITO DE ASESINOS

"El capitán Gordillo del Ejercito Colombiano admitió que hombres adscritos a la Brigada XVII estuvieron en la masacre de San José de Apartadó junto con hombres al mando de don Berna"

Sinembargo el Ejercito tiene una popularidad creciente como sucede con el narcopresidente que, a propósito, fué el que estigmatizó y señaló a las victimas de esa masacre. Entre los muertos habían tres niños y varias mujeres

Ejercito de cobardes y asesinos!

Anónimo dijo...

malparidos apatrias por gente como ustedes es que nuestro hermoso pais no progresa, envidiosos trabajen por colombia y dejen trabajar.